El estrés puede empeorar las enfermedades de la piel

Compártelo en:

Según la Academia Americana de Dermatología, existe una relación directa entre emociones como el estrés, la ansiedad y la depresión y las afecciones cutáneas. 

El estrés crónico lleva a que el cuerpo libere unos neurotransmisores que aceleran el ritmo de renovación cutánea, haciendo que esta sea más propensa a inflamarse.

Por ejemplo, el acné, una enfermedad inflamatoria que afecta principalmente a adolescentes, también puede presentarse en adultos mayores de 25 años, siendo una de sus principales causas el estrés.

Otra enfermedad dermatológica que puede verse afectadas por el sistema nervioso es la psoriasis. Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, los brotes de psoriasis, que se caracterizan por la presencia de parches gruesos de color o escamas en la piel, pueden hacerse más difícil de tratar ante la presencia de un estrés crónico.  Asimismo, esta condición puede llevar a una alopecia difusa, o pérdida temporal de cabello a lo largo de la cabeza.

Eliminar el estrés es un factor clave para evitar el empeoramiento de esta enfermedades de la piel. Por eso, más allá de un tratamiento farmacológico para este tipo de afecciones es importante también estimular hábitos de vida saludables en la vida personal y laboral y, de ser necesario, un acompañamiento psicológico que implemente  técnicas de manejo del estrés y ansiedad.

Le puede interesar: El ciclo menstrual puede alterarse por el estrés

+ leídos

Migraña: un enemigo que no da espera
Migraña: un enemigo que no da espera
marzo 25, 2024
Salud mental en adolescentes y jóvenes: la importancia de expresar las emociones
marzo 20, 2024
Infecciones respiratorias agudas
Infecciones respiratorias agudas: tipos, síntomas y prevención
marzo 15, 2024

También te puede interesar

Prevención y concientización  son los aliados para controlar los niveles elevados de azúcar. 
Se trata de la grasa que se deposita en las cavidades que están debajo de la superficie de la piel....
Los prebióticos, se encuentran presentes en verduras, leche y cereales integrales y favorecen el crecimiento de la microflora intestinal.