Aprenda a controlar las hemorragias nasales

Compártelo en:

La mayoría de los sangrados nasales son causados por irritaciones menores o resfriados, por ello se catalogan como inofensivos.

El aire que circula a través de la nariz puede secar e irritar las membranas que recubren su interior, las cuales cuentan con una gran cantidad de capilares, es decir, vasos sanguíneos tan diminutos y delgados que se afectan fácilmente. La mayoría de las hemorragias se producen en la parte delantera de la nariz, específicamente en el tejido que separa las dos fosas nasales. Con menor frecuencia, se dan en la parte trasera o más profunda de la nariz, donde la sangre puede bajar por la parte posterior de la garganta aunque la persona esté sentada o de pie. El portal MedlinePlus comparte algunas recomendaciones para controlarlas de forma sencilla:

  • Evite taponar el interior de la nariz con gasa o papel higiénico.
  • Siéntese y apriete suavemente la porción blanda de la nariz con los dedos pulgar e índice, de tal manera que las fosas permanezcan cerradas durante 10 minutos completos.
  • Inclínese hacia adelante para evitar tragar sangre y respire por la boca.
  • Después de los 10 minutos verifique si el sangrado se detuvo.
  • Aplique compresas frías o de hielo sobre el puente nasal, esto puede ayudar.
  • Procure no acostarse ni sonarse la nariz mientras espera.

Si la hemorragia persiste después de 20 minutos o se presenta con mayor frecuencia sin una causa particular, acuda a un especialista.

Lea también: Escaparse de la gripe ¿cómo lograrlo?

+ leídos

salud de tus dientes
10 hábitos que mejoran la salud de tus dientes
mayo 24, 2024
Dieta vegana
Hazte vegano solo unos días y notarás la diferencia
mayo 20, 2024
Yoga en casa: una disciplina milenaria en tu domicilio
mayo 10, 2024

También te puede interesar

En muchos de los casos se debe a un desajuste hormonal, aunque en ocasiones puede tratarse de patologías como miomas,...
Es usual que cuando un individuo se enfrenta a una situación donde se siente evaluado, aumente su nivel de ansiedad...
El desgaste, cambio de color y el aspecto del esmalte pueden ocurrir por malos hábitos.