Antiinflamatorios en exceso serían riesgosos

Compártelo en:

Un nuevo estudio publicado en European Heart Journal, recomienda que el consumo de antiinflamatorios no esteroideos debe reducirse tras asociarlo a problemas cardíacos.

Ya, anteriormente, se han señalado los peligros del consumo sostenido en el tiempo y en dosis altas de este tipo de antiinflamatorios, conocidos como AINE, entre los que se encuentran medicamentos como el ibuprofeno, diclofenaco,¿ y naproxeno, usados regularmente para reducir dolores fuertes, especialmente musculares, fiebre alta o patologías crónicas como la artrosis. (Ver también Cuándo caducan los medicamentos).

Está claro, sin embargo, que consumir esporádicamente estos medicamentos no representa un riesgo para la salud, pero cuando se hace por periodos largos puede ser peligroso, sobre todo, en quienes tienen o están en riesgo de enfermedad cardiovascular.

El estudio, liderado desde el Hospital Universitario Gentofte de Copenhage, señala que el naproxeno es el antiinflamatorio no esteroideo más seguro, recomendando un consumo no superior a los 500 miligramos por día. (Ver también ¿Por qué el organismo se vuelve resistente a los medicamentos?).

La sugerencia es buscar alternativas en medicamentos como los analgésicos y estar atento a los componentes de los fármacos que se consuman, pues uno de los errores más comunes es la sobredosis por ingesta no consciente de pastillas con nombres comerciales diferentes, compuestos en su totalidad o parcialmente por el mismo antiinflamatorio.

+ leídos

salud de tus dientes
10 hábitos que mejoran la salud de tus dientes
mayo 24, 2024
Dieta vegana
Hazte vegano solo unos días y notarás la diferencia
mayo 20, 2024
Yoga en casa: una disciplina milenaria en tu domicilio
mayo 10, 2024

También te puede interesar

Tras la intervención pueden presentarse efectos secundarios como dolor, hinchazón e inflamación en el área de la incisión.
Existen casos de pacientes que, a pesar de dejar de consumir productos como harinas de trigo, cebada, centeno y avena,...
Trepar árboles, saltar charcos y buscar insectos tiene más efectos positivos en la niñez de los que podemos imaginar.