Anotar lo que come le ayuda a enfrentar el colon irritable

Compártelo en:

Si padece del denominado síndrome de colon irritable y los vegetales como el brócoli le pasan factura, es hora de llevar un registro detallado del tipo de comidas y las reacciones que su organismo tiene frente a ellas.

Los signos y síntomas de este trastorno que afecta el intestino grueso varían de acuerdo a cada persona, pero, en general, comprenden cólicos, dolor abdominal, hinchazón, gases y diarrea o estreñimiento, o ambos, indica la Clínica Mayo, en su sitio web.

Es frecuente que este síndrome genere dolor, que además de afectar la calidad de vida de una persona, puede volverse crónico, aunque con algunas pautas de estilo de vida y cambio en la dieta, el malestar puede mejorar.

La Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard propone seguir un plan de alimentación denominado Fodmap, por sus siglas en inglés, que no debe incluir hidratos de carbono fermentables como fructosa (miel), lactosa (leche, queso yogur), los fructanos (trigo, ajo cebolla, puerro); los galactanos (legumbres como soya) y polioles se incluyen en los edulcorantes artificiales.

La idea —se reitera en el blog de la U. de Harvard— es conocer cuáles son los productos o ingredientes que disparan o desencadenan la reacción. Entre los más comunes cita los granos, como fríjoles; manzana, brócoli, cafeína, coliflor, goma de mascar, sodas con edulcorantes, chocolate, margarina, nueces, jugos de naranja, productos con base en trigo, entre otros.

Lea también: Ese dolor de colon tiene explicación

+ leídos

Yoga en casa: una disciplina milenaria en tu domicilio
mayo 10, 2024
Control de tu voz
Toma el control de tu voz: consejos para cuidarla y mantenerla saludable
abril 26, 2024
Resistencia a los antibióticos: una realidad que nos afecta a todos
abril 19, 2024

También te puede interesar

La pérdida de la audición puede prevenirse con acciones de autocuidado.
Conozca cuáles son los niveles óptimos de presión arterial y por qué es importante controlarla con el fin de evitar...
Aprender a escuchar el corazón a través del pulso puede prevenir accidentes cerebrovasculares.