10 hábitos que mejoran la salud de tus dientes

Compártelo en:

Los dientes son más importantes de lo que creemos para alcanzar y mantener nuestro bienestar general. Intervienen en el habla y la comunicación, juegan un papel vital en la digestión e incluso influyen en la autoestima, por eso, consultar al odontólogo de manera frecuente, es algo que impactará decisivamente en tu salud. Pero, ¿qué más puedes hacer para cuidar tus dientes? Aquí te lo contamos.

Salud de tus dientes

Salud de tus dientes

Salud de tus dientes

La salud de tus dientes es mucho más que una cuestión estética. A menudo, solemos pensar que nuestra salud oral está en orden porque todo “se ve bien”, hasta que aparece algún dolor o señal de alarma. En este punto, es común que la afección se encuentre en un estado avanzado y su tratamiento sea más complicado y, también, más costoso.

Una de las mejores cosas que puedes hacer por la salud de tus dientes y tu bolsillo es consultar con tu odontólogo de confianza de manera regular. Recuerda que el objetivo de un chequeo preventivo es evitar afecciones bucodentales y, en caso de que se detecte alguna anomalía, tratarla a tiempo. Pero ten presente que la mayor parte del cuidado depende de ti, de tu estilo de vida y tu rutina diaria de higiene oral. ¿Quieres saber si lo estás haciendo de forma adecuada? Compara con el siguiente listado.

Salud de tus dientes

1

Comprende tus necesidades orales

Aunque hay lineamentos generales, cada persona tiene unas condiciones odontológicas distintas a las de otras personas. Tu odontólogo es el profesional ideal para dar recomendaciones sobre productos, técnicas y hábitos de cuidado oral indicados para tus necesidades y particularidades.

2

Practica un buen cepillado

¿Cuándo cepillarse y cuántas veces al día? Algunas personas piensan que basta con un cepillado al principio o al final del día y si bien podría decirse que el cepillado más importante es el que se hace antes de ir a dormir, la verdad es que se debe hacer unos minutos después de cada comida o, por lo menos, tres veces al día.

También debes cuidar tu técnica de cepillado para que sea eficiente sin dañarte las encías. Evita cepillarte con excesiva fuerza ni en contra de la encía, ya que esto podría lastimarla. ¡Y no olvides cepillarte la lengua! Al principio puede ser un poco incómodo, pero te acostumbrarás en seguida y notarás un cambio grande en la frescura y salud de tus dientes y boca.

3

Usa diariamente la seda dental

El odontólogo está en la capacidad de enseñarte la técnica adecuada para usar la seda o hilo dental. Ten presente que tu higiene bucal estará completa cuando incorpores este hábito de manera diaria después de cada comida, o como mínimo, una vez por la mañana y otra antes de acostarte. Muchas personas temen lastimarse con el hilo dental y esto puede conllevar a una higiene oral deficiente y por ende a presentarse enfermedades como la gingivitis, caries, mal aliento y muchas otras.

4

Cambia de cepillo regularmente

Las cerdas de los cepillos se van deformando con el uso regular y pierden su eficacia. Por eso debes cambiar el cepillo, al menos, cada cuatro meses en condiciones normales o después de cualquier afección que comprometa tus vías respiratorias, para evitar el autocontagio.

Para mantener tu cepillo en perfectas condiciones, se recomienda guardarlo siempre en posición vertical, lejos del inodoro y evitar que entre en contacto con cepillos de otras personas, aunque sean familiares.

5

Evita el tabaco

¿Cuántas veces se ha dicho lo nocivo que es el tabaco? Todo tu cuerpo va a agradecer que no fumes y la salud de tus dientes y boca no son la excepción. El consumo de tabaco aumenta el riesgo de padecer enfermedades como el cáncer oral, gingivitis y periodontitis, entre otras enfermedades.

Lo anterior también aplica en líneas generales para vapeadores, por eso te recomendamos que evites estos hábitos tan nocivos para tu salud oral y bienestar en general.

6

Bebe más agua

El agua es un elemento clave para la salud de todo tu cuerpo y también ayuda a eliminar los residuos de comida y a mantener un equilibrio saludable en tu saliva.

Salud de tus dientes

7

Procura mantener una dieta saludable y balanceada

¿Azúcar? No, gracias. Recuerda que el exceso de azúcar es el enemigo número uno de tus dientes. Aunque puedes darte un gusto de vez en cuando, evita que el azúcar sea un elemento importante en tu dieta.

Para fortalecer tus dientes y las encías, incorpora a tu dieta más frutas, verduras, frutos secos y otros alimentos ricos en fibra y calcio en tu dieta.

8

Usa protección en actividades deportivas

Si practicas una actividad deportiva de alto riesgo, considera el uso de protectores bucales para evitar lesiones en los dientes y la mandíbula. Algunos deportes que pueden considerarse de alto riesgo son:

9

No uses tus dientes como herramientas

Evita abrir envases o morder objetos con tus dientes. ¡Deja esa tarea para las herramientas adecuadas! Si la herramienta se rompe, puedes comprar otra, pero ¿puedes hacer lo mismo con un diente?

10

Visita al odontólogo con regularidad

La recomendación general es que una persona asista cada seis meses a consulta con el odontólogo, aunque, dependiendo de las condiciones particulares, algunas personas pueden requerir más consultas al año.

Ten en cuenta que la visita al odontólogo es clave para prevenir las caries y otras enfermedades orales que incluso pueden pasar desapercibidas. El odontólogo es quien determina y realiza los tratamientos más adecuados en cada caso particular.

Recuerda que con Coomeva Salud Oral tienes diferentes programas de aseguramiento odontológico para que tus visitas al odontólogo no sean un dolor de muelas. Conócelos aquí Coomeva Salud Oral

También te puede interesar: Un tiempo para… Atender la salud oral

+ leídos

salud de tus dientes
10 hábitos que mejoran la salud de tus dientes
mayo 24, 2024
Dieta vegana
Hazte vegano solo unos días y notarás la diferencia
mayo 20, 2024
Yoga en casa: una disciplina milenaria en tu domicilio
mayo 10, 2024

También te puede interesar

Algunas recomendaciones de comunicación y cuidado personal para concentrarse también en sus propias necesidades mientras usted cuida a un paciente...
Hacer ejercicio físico y gimnasia cerebral, así como buscar actividades afines, son algunas maneras de vivir con tranquilidad la madurez.
El suspenso, las historias macabras y los momentos de pánico que reproducen las películas de terror, lejos de ahuyentar, atraen.